jueves, 31 de diciembre de 2015

Croquembouche

¡Hola! Hoy os enseñamos nuestro postre para despedir al 2015 esta noche: croquembouche. Se trata de una especie de torre de pastelitos de pasta choux o profiteroles rellenos; un postre de origen francés que, por lo visto, solía prepararse en las bodas con los pastelitos que cada invitado aportaba. Según fuera de consistente la torre, así lo sería el matrimonio :).
 
Como relleno, hemos optado por la crema de mascarpone y nata con la que rellenamos el tronco de Navidad que tanto nos gustó y, a modo de cemento para nuestra torre, caramelo líquido casero. El resultado, para nosotras, muy original y bonito...tanto, que ahora ¡nos da pena comérnoslo!. Esperamos que os guste y, sobre todo, que tengáis una estupenda salida y entrada de año. ¡Feliz 2016!
 
 
Ingredientes:
 
- 250 ml. de agua
- 100 g. de mantequilla
- 1 pizca de sal
- 150 g. de harina
- 4 huevos M
- 500 g. de Mascarpone
- 400 g. de nata líquida
- endulzante al gusto (sirope de agave, azúcar glas...)
 
Para el caramelo: 250 g. de azúcar + 75 ml. de agua
 
¿Cómo lo hacemos?:
 
Ponemos en un cazo  al fuego el agua, junto con al mantequilla y la pizca de sal. Cuando la mantequilla se haya derretido completamente, lo apartamos del fuego y añadimos la harina de golpe. Removemos con una cuchara hasta que todo esté bien integrado. Añadimos los huevos uno a uno, sin añadir el siguiente hasta que el anterior esté completamente integrado en la masa.
 
Pasamos la masa a una manga pastelera,con una boquilla estrellada y, sobre la bandeja del horno (con papel antiadherente en el fondo), formamos montoncitos de masa más o menos iguales. Metemos al horno precalentado a 200ºC durante 25-30 minutos (estarán listos cuando estén doraditos y al cogerlos no pesen apenas). Retiramos a una rejilla y dejamos enfriar por completo antes de rellenar.
 
Para el relleno, montamos la nata con las varillas y reservamos. Ponemos en un bol amplio el queso Mascarpone, junto con el sirope de agave (o azúcar glas, en su defecto) y removemos con una cuchara hasta que esté cremoso. Añadimos poco a poco la nata montada (en 3 ó 4 veces) y, con ayuda de una espátula y movimientos envolventes, removemos hasta obtener una mezcla homogénea. Pasamos el relleno a una manga pastelera con una boquilla afilada (ya que, no vamos a abrir los profiteroles) y los rellanamos con cuidado. Reservamos en la nevera para que tomen consistencia.
 
Para el montaje: ponemos en un cazo el azúcar y el agua para el caramelo y lo llevamos al fuego hasta que tome un color tostado. No vamos a remover con cuchara sino, simplemente, meneando un poco el cazo. Cuando el caramelo esté listo, lo apartamos del fuego y comenzamos a construir nuestra torre, con cuidado, pero lo más rápido posible (pues, el caramelo endurece rápido). Lo único que tenemos que hacer es mojar ligeramente la base de cada pastelito e ir pegando unos encima de los otros en círculos (por dentro, la torre estará hueca). Nosotras comenzamos con 12 en la base y, sobre la marcha, fuimos reduciendo la cantidad a medida que subíamos. Con el caramelo restante, y la ayuda de un tenedor, decoramos con hilitos de caramelo por encima, ¡y listo!
 
 


martes, 29 de diciembre de 2015

Lasaña vegetariana de "carne"

 
¡Hola! Para hoy, un plato muy completo y saludable con el que engañaremos a más de uno. Esta lasaña vegetariana de carne, obviamente, no lleva carne picada, sino un nuevo ingrediente que descubrimos hace muy poco: soja texturizada. Puede que os suene un poco extraño aunque, es más fácil de encontrar de lo que puede parecer (nosotras, en el apartado de productos alimenticios del Arenal). Ya la hemos utilizado un par de veces y nos encanta. No tiene un sabor concreto por sí misma pero absorbe los sabores de los demás ingredientes, como si fuera una esponja :). Además, en textura y aspecto, ¡parece carne de verdad!.
 
Nosotras seguiremos experimentando porque, además de para hacer una lasaña tan buena como esta, podemos utilizarla para hacer berenjenas rellenas, canelones, empanadillas de "carne"...y todo lo que se nos ocurra. Además de muy versátil es muy fácil de preparar y, sobre todo, muy rápida (así que, también nos va a sacar de más un apuro por falta de tiempo). Esperamos que os animéis a probarla, os sorprenderá...¡seguro!
 
 
Ingredientes:
 
- 1/2 cebolla
- 1 diente de ajo
- perejil
- 1 zanahoria
- 3 vasos de salsa de tomate + 6 cucharadas extra
- 2 vasos de soja texturizada
- placas de pasta para lasaña
- queso rallado
- aceite
- sal
- pimienta negra
 
¿Cómo lo hacemos?:
 
Ponemos un poco de aceite en la sartén y sofreímos en él la cebolla, el ajo y el perejil, toda finamente picado. Añadimos la zanahoria, también bien troceada y dejamos que se cocine hasta que esté blandita.
 
Ponemos en un bol la soja texturizada y añadimos el doble de agua caliente (en este caso, 4 vasos). Dejamos que se hidrate durante unos 5 minutos, con lo que doblará en tamaño. Escurrimos bien y añadimos la soja a la sartén. Añadimos una pizca de sal, rehogamos un poco para que se integren los sabores y añadimos la salsa de tomate. Dejamos que se cocine a fuego medio hasta que la salsa reduzca un poco. Rectificamos de sal y pimienta y ya tenemos nuestro relleno listo.
 
 
 
Cocemos la pasta según indicaciones del fabricante y ya estamos listos para montar la lasaña: colocamos un poco de salsa en el fondo de la fuente, una capa de pasta y encima, la mitad del relleno. Ponemos otra capa de pasta y, encima, el resto del relleno. De nuevo, una capa de pasta y terminamos cubriendo con unas cucharadas de salsa y queso rallado. Metemos al horno precalentado a 200ºC hasta que el queso esté doradito, retiramos y dejamos reposar unos minutos antes de servir.
 
 
 
 
 


domingo, 27 de diciembre de 2015

Tronco de tiramisú

¡Hola! Hoy traemos nuestro postre para Nochebuena. Hicimos una versión del tradicional tronco de Navidad con sabor a tiramisú...¡y fue todo un éxito! La crema de mascarpone con la que lo rellenamos está increíblemente rica y tiene una textura perfecta tanto para rellenar troncos como éste, como para preparar milhojas, decorar tartas o rellenar cualquier pastelito. Esperamos que os guste tanto como a nosotras :)
 
Ingredientes:
 
Para la plancha de bizcocho:
 
- 3 huevos
- 80 g. de azúcar
- 1 pizca de sal
- 75 g. de harina leudante (o 75 g. de harina normal + 1 cucharadita de levadura Royal)
- 1 cucharadita de esencia de vainilla
 
Para el relleno y cobertura:
 
- 250 g. de queso Mascarpone
- 200 ml. de nata líquida
- endulzante al gusto (en nuestro caso, sirope de agave en vez de azúcar)
- 1/2 vaso de café
- 200 g. de chocolate negro
- 100 ml. de nata líquida
 
 
¿Cómo lo hacemos?:
 
Para la plancha de bizcocho: ponemos en un bol de cristal al baño María los huevos, con el azúcar y la sal. Batimos durante unos 8-10 minutos con las varillas eléctricas hasta que la mezcla blanquee y doble (e incluso triplique) su tamaño. Retiramos del fuego con cuidado, añadimos la vainilla y batimos un par de minutos más para que se enfríe un poco la mezcla. Añadimos la harina en dos veces y mezclamos con ayuda de una espátula, con movimientos envolventes, hasta que todos esté bien integrado.
 
Vertemos la mezcla en la bandeja del horno, con papel antiadherente en el fondo, y la inclinas hacia uno y otro lado para que la mezcla quede bien repartida por la bandeja. Metemos al horno precalentado a 180ºC durante uno 15 minutos, o hasta que al pinchar en el centro con un palillo, salga limpio. Sacamos del horno y retiramos las plancha de la bandeja, la colocamos sobre un paño limpio y enrollamos con cuidado. Reservamos hasta que se haya enfriado.
 
 
Para el relleno y cobertura: ponemos en un bol el queso Mascarpone junto con el sirope de agave (o cualquier otro endulzante al gusto) y reservamos. En otro bol, montamos la nata a punto nieve. Unimos ambas con ayuda de una espátula y, de nuevo, movimientos envolventes, hasta obtener una mezcla homogénea. Reservamos.
 
 
Para la cobertura de chocolate, ponemos en un bol el chocolate troceado y vertemos encima la nata bien caliente. Removemos hasta que quede bien homogéneo y reservamos. Mientras se templa la ganache, montamos el tronco.
 
 
Para el montaje: desenrollamos con cuidado la plancha de bizcocho y la empapamos bien con el café. Repartimos la crema de Mascarpone por toda la superficie y enrollamos con cuidado sobre sí mismo. Cortamos un trocito del rollo con un corte diagonal y lo colocamos junto a la pieza más grande para que parezca un tronco de verdad. Con ayuda de una espátula, cubrimos con la ganache de chocolate que habíamos preparado y dejamos que se endurezca ligeramente; entonces, con ayuda de un tenedor, le dibujamos unas líneas onduladas para darle un toque más realista. Reservamos en la nevera hasta la hora de servir.
 


viernes, 4 de diciembre de 2015

Dulce de membrillo

El otro día os comentamos que todos los años hacemos dulce membrillo en casa, y hoy os traemos nuestra receta. Es muy sencilla, aunque lleva un poco de tiempo, y se necesitan muy pocos ingredientes. Cada año repetimos, porque además de que tenemos nuestros propios membrillos, nada tiene que ver el dulce que se hace en casa con el de compra :)
 
 
 
Ingredientes:
 
- 4 kg. de membrillo
- 1200 g. de azúcar
- 4 limones
 
 
¿Cómo lo hacemos?:

Lavamos muy bien los membrillos, los secamos con un paño limpio y los troceamos (desechando el centro). Es en este momento cuando debemos pesar 4 kg. de membrillo.

Ponemos en una olla amplia los trozos de membrillo, el azúcar  y el zumo de los 4 limones. Tapamos y dejamos reposar durante toda la noche.

Al día siguiente, ponemos la olla al fuego hasta que empiece a hervir; entonces, bajamos el fuego y dejamos que se cocine, removiendo de vez en cuando, durante 1 hora aproximadamente.

Pasado este tiempo, trituramos con la batidora y vertemos en los moldes donde vayamos a guardarlo (en nuestro caso, en tuppers medianos). Dejamos enfriar antes de tapar, ¡y listo!.

A nosotras, con estas cantidades, nos salieron 3 tuppers como el que veis en la foto.
 


jueves, 3 de diciembre de 2015

Champiñones rellenos de arroz con espinacas

Cuando encontramos champiñones de buen tamaño en el super, siempre aprovechamos para hacerlos rellenos porque son muy fáciles de preparar, aceptan casi cualquier relleno y quedan muy ricos. Esta vez, ha tocado rellenos de arroz con espinacas :)
 
No os damos cantidades exactas porque dependerán de la cantidad de champiñones que queráis rellenar; además, podéis poner más o menos espinacas o cebolla o ajo...eso ya, a vuestro gusto.
 
 
 
Ingredientes:
 
- Champiñones grandes
- Arroz
- 1 buen puñado de espinacas frescas
- 1 chorrito de vino blanco
- 1 pizca de pimienta
- 1 pizca de cúrcuma
- Cebolla
- Ajo
- Perejil
- Aceite
- Sal
- Queso en polvo.

 
¿Cómo lo hacemos?:
 
En primer, limpiamos los champiñones y, con cuidado de que no se rompan, les quitamos los troncos (los cuales usaremos para el relleno).
 
Ponemos los champiñones en la bandeja del horno con el hueco hacia arriba y los metemos a 200ºC durante unos 15 minutos, o hasta que ya estén un poco blanditos. Cuando estén listos, los sacamos y les quitamos el agua que hayan soltado. Les echamos una pizca de sal por encima y reservamos.
 
Para el relleno, lo primero será preparar el arroz, hervido con una pizca de sal. Cuando esté listo, lo pasamos por el escurridor y reservamos.
 
Ponemos en una sartén un poco de aceite y sofreímos la cebolla, el ajo y el perejil muy finamente picados. Añadimos los troncos de los champiñones finamente troceados también, un poco de sal, cúrcuma y pimienta, y removemos para que todo quede bien integrado. Cuando todo esté ya blandito, añadimos las espinacas frescas troceadas, un chorrito de vino blanco y tapamos hasta que estén blanditas. Añadimos el arroz y removemos.
 
Rellenamos abundantemente los champiñones con ayuda de una cucharita pequeña, espolvoreamos con un poco de queso en polvo y volvemos a meter al horno unos 7-8 minutos, o hasta que el queso esté doradito.
 
 


miércoles, 2 de diciembre de 2015

Membrillos al vapor con sirope de miel, limón y jengibre

Todos los años hacemos dulce de membrillo en casa y este, no ha sido la excepción. Aunque, como teníamos taaantos membrillos hemos buscado otra forma de prepararlos para que no se estropee ni uno sólo :) Es un postre muy simple pero, muy sabroso y, además, saludable.
 
El proceso es prácticamente el mismo que seguimos para hacer las manzanas al vapor que publicamos hace unas semanas y, el resultado, igual de bueno. El membrillo queda muy blandito y con un toque ácido que a nosotros, personalmente, nos encanta (al igual que ocurre con las frambuesas).
 
Para darle un toque más especial, hemos hecho un sirope con un poco de miel, cáscara de limón y jengibre....¡riquísimo!
 
 
Ingredientes:
 
- 3 membrillos
- 1 chorrito de miel
- Cáscara de medio limón
- 1 ramita de canela
- 1 pizca de jengibre en polvo
- Agua
 
¿Cómo lo hacemos?:
 
Lavamos bien los membrillos (nosotras no los pelamos porque son caseros y 100% ecológicos, pero podéis pelarlos si lo prefería). Los partimos a la mitad, los descorazonamos y los cortamos luego en gajos.
 
Colocamos en una olla un poco de agua, la cáscara de limón, la canela y el jengibre y lo ponemos al fuego. Cuando empiece a hervir, colocamos encima la vaporera y dentro de ésta, los trozos de membrillo. Tapamos y dejamos que se cocinen hasta que los membrillos estén blanditos (unos 15 minutos). Cuando estén listos los retiramos y colocamos en el plato de presentación.
 
Para el sirope, añadimos un chorrito de miel al agua y dejamos a fuego medio-alto hasta que reduzca. Cuando esté listo, lo colamos y regamos con él los membrillos. Espolvoreamos con un poco más de canela en polvo, ¡y listo!.

martes, 1 de diciembre de 2015

Hamburguesas veganas

¡Hola! Hoy os traemos un nuevo descubrimiento que nos ha gustado muchísimo: hamburguesas veganas. Una receta super nutritiva, muy fácil de preparar, rápida y, además, muy sabrosa.
 
Os animo a que probéis a hacerlas en casa porque, como poco, os van a sorprender mucho :) En nuestra casa van a pasar a ser un clásico, estoy segura; aunque, seguiremos experimentando porque hay muchísimas opciones para hacer este tipo de hamburguesas.
 
En esta ocasión, las vamos a hacer a base de lentejas, avena y zanahoria aunque, si no os dijera lo que llevan, nunca lo adivinarías...jajaja
 
 
Ingredientes (para 6 hamburguesas):
 
- 1 taza de lentejas
- 1 taza de copos de avena molidos
- 1 zanahoria rallada
- 1/4 de cebolla
- 1 puñadito de perejil
- 1 pizca de ajo en polvo
- 1 pizca de comino
- 1 pizca de pimienta
- Aceite
- Sal
 
¿Cómo lo hacemos?:
 
Ponemos a remojo las lentejas durante, al menos, 6 horas. Pasado este tiempo, las escurrimos y las ponemos en la picadora de la batidora; añadimos la cebolla, el perejil, un poco de sal y las especias. Trituramos hasta obtener una mezcla totalmente homogénea.
 
Pasamos la mezcla a un bol, añadimos la zanahoria rallada y la avena molida, una pizca más de sal y mezclamos muy bien con ayuda de una cuchara.
 
Formamos las hamburguesas con las propias manos (será muy sencillo) y las freímos en una sartén con un poco de aceite bien caliente (muy importante), hasta que estén doraditas por ambos lados (con unos 2 minutos por cada lado será suficiente).
 
Nosotras las hemos acompañado con una salsa ligera de yogur, como la que preparamos para los falafels y una ensalada de otoño muy completa con espinacas y brotes, manzana, mandarina, maíz, pasas y bayas de goji...¡buenísima!.
 
  •  
 


sábado, 28 de noviembre de 2015

Crumble de frutas de otoño (receta vegana)

¡Hola! Hoy os traemos un crumble vegano con manzana, orejones, y arándanos muy fácil de preparar y riquísimo...tanto, que en ésta semana ya lo hemos preparado dos veces...jajaja. Hemos querido hacer una versión más saludable de este famoso postre, para lo que hemos sustituido el azúcar, la mantequilla y la harina de trigo, por miel, aceite de oliva y avena. Nunca antes lo habíamos preparado pero, nos ha gustado mucho, sobre todo para tomar templadito en estos días más fríos. Espero que probéis a hacerlo, seguro que repetiréis :).
 
 
Ingredientes (para unas 5 personas):
 
- 4 manzanas Golden
- 4 manzanas reinetas
- 1 puñadito de orejones
- 1 puñadito de arándanos deshidratados
- 2 tazas de copos de avena
- 1 chorrito de miel (unas 2 cucharadas)
- 1 chorrito de aceite de oliva suave (unas 3 cucharadas)
- canela en polvo
 
¿Cómo lo hacemos?:
 
Pelamos y troceamos las manzanas y las cocinamos, junto a los orejones y los arándonos, hasta que estén bien blanditas. Podemos cocerlas o, como en nuestro caso, hacerlas al vapor durante unos 10 minutos. Cuando la fruta esté lista la colocamos en una bandeja mediana para horno, espolvoreamos con, un poco de canela en polvo y reservamos.
 
Trituramos ligeramente los copos de avena y los ponemos en un bol. Añadimos canela en polvo al gusto, la miel y el aceite y mezclamos con nuestras propias manos hasta que todo esté más o menos integrado y la mezcla quede más bien pegajosa.
 
Repartimos la mezcla anterior sobre la fruta, de modo que quede totalmente cubierta, y metemos al horno precalentado a 180ºC y con el grill puesto durante unos 10 minutos (hasta que el crumble esté doradito). Sacamos del horno y servimos templado (podemos añadir un poco de helado o yogur fresquito para que esté aún más rico).
 
 
 

sábado, 21 de noviembre de 2015

Pastel jugoso de chocolate y naranja (receta vegana)

Para empezar la semana con buen pie, hoy os traemos este delicioso pastel de chocolate y naranja, con un bizcocho muy húmedo y un frosting muy suave y rico. Una receta sencilla y bastante rápida de hacer, con la  que seguro que sorprendéis a vuestros invitados cuando sepan que la habéis hecho sin huevo, sin leche, sin mantequilla y sin harinas refinadas, ¿os lo podéis creer? :)
 

 
Ingredientes (para un molde de unos 15 cm):
 
- 100 g. de  garbanzos molidos (bien tamizado)
- 100 g. de copos de avena molidos
- 50 g. de cacao en polvo
- 100 g. de azúcar moreno
- 1 cucharadita de bicarbonato
- 1 cucharadita de levadura tipo Royal
- 2 cucharadas de semillas de lino molidas + 6 cucharadas de agua
- 1/2 taza de sirope de agave (o miel, en su defecto)
- 250 ml. de zumo de naranja
- 50 g. de aceite de oliva suave
- 1 cucharada de mermelada de naranja
 
Para el frosting o cobertura: 125 ml. de agua, 200 g. de dátiles, 2 cucharadas de cacao, 4 cucharadas de zumo de naranja y 1 cucharada de mermelada de naranja.
 
 
¿Cómo lo hacemos?:
 
Para el bizcocho: ponemos en un bol amplio las dos harinas (de garbanzo y de avena), el cacao, el azúcar, el bicarbonato y la levadura. Mezclamos bien y reservamos. Ponemos en otro bol la mezcla de semillas de lino y agua, el sirope de agave o miel, el zumo de naranja, el aceite y la mermelada de naranja. Mezclamos bien.
 
Unimos ambas mezclas y removemos hasta obtener que todo esté bien incorporado y homogéneo. Vertemos la mezcla en un molde con papel antiadherente en el fondo y metemos al horno precalentado a 180ºC durante 35-40 minutos (si pinchamos con un palillo pasado este tiempo, no saldrá del todo limpio pero, es así como tiene que ser). Dejamos enfriar y desmoldamos.
 
Para el frosting o cobertura: ponemos todos los ingredientes en la picadora y trituramos hasta obtener un crema homogénea. Si vuestra picadora no tiene mucha potencia, como la nuestra, podéis terminar de triturar con la batidora normal.
 
Una vez frío el bizcocho, cubrimos la parte superior con la crema y terminamos de decorar (en nuestro caso, con granada y chocolate negro fundido, unos madroños y unas hojitas de menta).
 

 


jueves, 19 de noviembre de 2015

Consomé de verduras depurativo

¡Hola! Hoy os traemos una sopa o consomé increíblemente rico pero, sobre todo, saludable, con una combinación de ingredientes estupenda para depurar y "desengrasar" nuestro organismo eliminando toxinas. De nuevo, se trata de una receta vegana pero, os aseguro que, aún llevando pura verdura (y hasta alguna fruta), es una de las sopas más sabrosas que hemos probado; además, con este tiempo, reconforta tomarse algo así de rico y calentito :)
 
 
Ingredientes:
 
- 1 tallo de apio
- 1 ramita de perejil
- 1 diente de ajo
- 1/4 de bulbo de hinojo
- 1 puerro
- 1 cebolla
- 1 tomate
- 1 patata con piel
- 1 manzana
- 2 shiitake
- 1 trozo de alga kombu (hidratada 15 minutos)
- agua
 
¿Cómo lo hacemos?:
 
Lavamos y cortamos en trozos gruesos todos los vegetales, los introducimos en una olla junto al alga y cubrimos con agua. Cocinamos a fuego lento durante 1 hora aproximadamente.
 
Dejamos templar y trituramos hasta obtener una textura muy fina, ¡y listo!
 
 


lunes, 16 de noviembre de 2015

Rollos de canela con sabor a tarta de zanahoria (receta vegana)

¡Hola! Seguro que much@s de vosotr@ conocéis los famosísimos Cinnamon Rolls (o rollos de canela). A nosotras nos encanta prepararlos en casa de vez en cuando (a veces clásicos con canela y otras veces, como esta otra receta que ya tenemos publicada en el blog, con Nutella). Pero hoy, os traemos él último tesoro que hemos encontrado en el mundo vegano: ¡Rollos de canela con sabor a tarta de zanahoria! ¿¿Puede haber algo más rico?? :)
 
Esta es una de las cosas más ricas que hemos preparado y disfrutado en mucho tiempo...son INCREÍBLES. Es una receta 100% vegana, deliciosa y muy fácil de hacer (aunque, como siempre que trabajamos con masas, necesitamos tiempo para que reposen). Quedan super blanditos y con un sabor muy especial, tan especial como el de la tarta de zanahoria :).
 
Espero que os gusten tantísimo como a nosotras y ¡no dudéis en hacerlos!
 
 
Ingredientes (para un molde de unos 20 cm):
 
- 1 taza de leche vegetal (en nuestro caso, de soja)
- 1 sobre de levadura seca de panadería
- 2 cucharaditas de azúcar (en nuestro caso, moreno)
- 1 cucharada de semillas de lino molidas + 3 de agua tibia
- 3 tazas de harina de espelta (o integral común)
- 2 cucharadas más de azúcar
- 1 cucharadita de levadura Royal
- 1 pizca de sal
- 1/4 de taza de aceite de oliva suave
- 1 cucharada de esencia de vainilla
- 3/4 de taza de zanahoria rallada
 
Para el relleno: 1/2 taza de mantequilla vegetal, 1/2 taza de azúcar, 2 cucharadas de miel, 1 cucharada de canela en polvo, 1 cucharadita de nuez moscada, 1 puñado de nueces troceadas y puñado de uvas pasas.
 
¿Cómo lo hacemos?:
 
Ponemos en un cuenco la lecha, junto con la levadura de panadería y las 2 cucharaditas de azúcar. Removemos y dejamos reposar 10 minutos.
 
Ponemos en otro cuenco las semillas de lino molidas, junto con las 3 cucharadas de agua tibia. Removemos y dejamos reposar también durante 10 minutos.
 
En un bol más amplio ponemos la harina, las otras 2 cucharadas de azúcar, la levadura Royal y la sal. Mezclamos bien y reservamos.
 
Cuando hayan pasado los 10 minutos, añadimos a la mezcla de leche: el aceite de oliva, la mezcla de semillas de lino y la esencia de vainilla. Mezclamos muy bien con un tenedor y vertemos la mezcla en el bol  donde teníamos la harina. Mezclamos muy bien con ayuda de una cuchara y cuando todo esté bien integrado, añadimos la zanahoria rallada. Mezclamos de nuevo.
 
La masa quedará bastante pegajosa, por eso debemos añadir un poco más de harina (poco a poco y amasando para que se vaya integrando). Cuando ya no se nos pegue a las manos, formamos una bola, la ponemos en un bol cubierto con un paño limpio y dejamos reposar durante 1 hora.
 
Mientras reposa la masa, podemos preparar el relleno. Para ello, simplemente debemos mezclar todos los ingredientes en un cuenco, con ayuda de las propias manos.
 
Tras la hora de reposo, colocamos la masa sobre una mesa bien enharinada y la estiramos con ayuda del rodillo para formar un rectángulo de 1/2 cm de grosor aproximadamente. Esparcimos el relleno por la superficie y, con cuidado, enrollamos la masa sobre sí misma. Cortamos el rollo en porciones de unos 2 cm de grosor y los colocamos, tumbados, en el molde (con papel de horno en el fondo). Cubrimos con un paño limpio de nuevo, y dejamos reposar durante 1 hora más.
 
Pasado este tiempo, metemos el molde al horno precalentado a 190ºC durante 20 minutos (podemos pinchar los bollos para asegurarnos de que el cuchillo sale limpio pasado este tiempo). Retiramos del horno y dejamos enfriar antes de desmoldar. Decoramos con unos hilos de chocolate negro fundido, un poco de ralladura de naranja por encima, ¡y listo!
 
 
* Si no tenéis todos los ingredientes para hacer esta receta, podéis hacer la versión no vegana sustituyendo la leche vegetal por leche de vaca, la mantequilla vegetal por mantequilla normal, y la mezcla de semillas de lino y agua por 1 huevo. ¡Quedarán igual de ricos seguro!


jueves, 12 de noviembre de 2015

Natillas de manzana (con canela y frutos secos)

¡Hola de nuevo! Hoy os traemos una nueva receta vegana, en este caso, dulce. Unas natillas de manzana deliciosas y super saludables perfectas como postre, merienda o, incluso, desayuno. La receta es muy sencilla, y como ahora veréis, muy rapidita...así que, ¡lo tiene todo! :)
 
 
Ingredientes (para 6 personas):
 
- 2 manzanas reinetas
- 2 cucharadas de sirope de agave (o miel, en su defecto)
- 1 litro de leche vegetal (preferiblemente, de avena)
- 1 ramita de canela
- 2 cucharaditas de agar-agar
- esencia de vainilla (al gusto)
- canela en polvo y frutos secos para decorar
 
¿Cómo lo hacemos?:
 
Pelamos y troceamos las manzanas y las ponemos en una olla al fuego, junto con el sirope o miel. Cocinamos a fuego medio hasta que la manzana esté blandita.
 
Añadimos la leche, la ramita de canela y la esencia de vainilla. Removemos y dejamos que se cocine unos minutos más. A continuación, retiramos la ramita de canela, añadimos el agar-agar y trituramos muy bien todo con la batidora.
 
Vertemos la mezcla en copas o cuencos pequeños de cristal y dejamos que se enfríe y cuaje bien. Antes de servir, espolvoreamos con canela en polvo y frutos secos molidos o en trocitos.

martes, 10 de noviembre de 2015

Flan de huevo casero (SIN HORNO NI MICROONDAS)

¡Buenas! Hoy os traemos nuestro último descubrimiento: cómo hacer flan de huevo en casa sin necesidad de encender el horno o utilizar el microondas. ¿Cómo? Pues con nuestra queridísima vaporera, ¡cómo si no! :)
 
Para preparar este rico flan sólo vamos a necesitar 3 ingredientes, un tupper y 30 minutos de nuestro tiempo. La receta que os damos es para un flan pequeño (como para 2 ó 3 personas) pero, se puede doblar o triplicar sin problema (siempre que cojamos un tupper más grande...obviamente...jajaja).
 
Otra ventaja de esta receta es que es muy fácil hacer distintas versiones del flan: de chocolate (con un par de cucharadas de cacao en polvo), de coco (con la misma cantidad de coco rallado), de café (añadiendo 2 ó 3 cucharaditas de café soluble), de queso (añadiendo un poco de queso crema), de vainilla (con unas cucharaditas de esencia)...¡hay mil posibilidades distintas! :)
 
Esperamos que os guste tanto como a nosotras y probéis a hacerlo en casa. ¡Os va a encantar!
 
 
Ingredientes (para 2 ó 3 personas):
 
- 3 huevos
- 1 vaso de leche
- 4 cucharadas de azúcar (blanquilla o moreno)
 
¿Cómo lo hacemos?:
 
Ponemos todos los ingredientes en un bol y mezclamos muy bien con ayuda de un tenedor. Ponemos un poco de caramelo en el fondo del tupper, vertemos la mezcla anterior y le ponemos la tapa (asegurándonos de que quede bien cerrado). Reservamos.
 
Ponemos una olla con un poco de agua al fuego y cuando rompa a hervir, colocamos encima la vaporera. Ponemos dentro el tupper, colocamos la tapa de la vaporera y dejamos que se cocine durante 25-30 minutos.
 
Pasado este tiempo, sacamos el tupper de la vaporera, lo abrimos con cuidado y dejamos que se enfríe completamente antes de desmoldar. Cuando ya esté frío, le damos la vuelta sobre el plato de presentación, ¡y listo!
 
* Como ya os hemos comentado, podemos hacer versiones muy distintas del flan, como éste de chocolate, para el que simplemente añadimos 2 cucharadas de cacao a la mezcla y una más de azúcar. También lo hemos probado con coco, de café y de vainilla y todos quedan riquísimos.
 
 
* También podéis utilizar flaneras para hacerlos individuales (incluso de distinto sabor cada uno), siempre que os acordéis de cubrirlos con papel de aluminio). En este caso, el tiempo de cocción sería menor.


martes, 3 de noviembre de 2015

Pasta integral con verduritas, sésamo y salsa de yogur

Hoy más que una receta, os traemos una idea de otro plato rico y saludable. En este caso, pasta integral con verduritas al vapor, tomate deshidratado, semillas y la salsa de yogur que os enseñamos hace unos días. Ahora veréis las verduras que nosotras escogimos aunque, obviamente, podéis ponerle las que más os gusten (así como hacerlas hervidas o a la plancha, si no tenéis vaporera). En cuanto a la salsa, nos pareció que hacía la combinación perfecta; y, con el tomate y las semillas, hacemos aún más completo el plato.
 
Nos os damos cantidades ya que, dependerá de los comensales que tengáis. Esperamos que os guste tanto como a nosotras :)
 
 
Ingredientes:
 
- Pasta integral (macarrones, spaguettis...al gusto).
- Brócoli
- Coles de Bruselas
- Zanahoria
- Tomates deshidratado (remojados en agua)
- Semillas de sésamo
- Salsa de yogur (aquí tenéis la receta)
 
Cómo lo hacemos:
 
Pelamos las zanahorias y quitamos las hojas más externas a las coles, lavamos bien la verdura y la troceamos (la zanahoria en rodajas, las coles en cuartos y el brócoli en tronquitos pequeños).
 
Colocamos un poco de agua en un olla al fuego y, cuando rompa a hervir, colocamos encima la vaporera con toda la verdura (nosotras no le ponemos sal pero, podéis hacerlo si lo preferís). Mientras se hace la verdura, ponemos otra olla con agua a hervir para cocer la pasta. Cuando esté lista (la verdura ya estará también cocinada), la escurrimos y servimos.
 
Colocamos en el plato un poco de pasta, encima las verduras, añadimos unos trocitos de los tomates deshidratados que habíamos puesto a remojo, un chorrito de salsa de yogur y espolvoreamos con semillas de sésamo al gusto. ¡Y listo!
 
 


lunes, 2 de noviembre de 2015

Trufas veganas de chocolate y avellanas (sabor Ferrero Rocher)

Esta es una de esas recetas con las que todos soñamos, un postre delicioso y saludable al mismo tiempo, con el que no nos den remordimientos...jajaja. Ya hemos hecho estas trufa un par de veces y, desde luego, serán las que prepare este año por Navidad porque se hacen en 10 minutos, son más sanas que las otras y, encima, ¡saben a Ferrero Roche! ¡Es que no se les puede pedir más!
 
Estas están hechas con avellana, aunque seguro que con almendras o nueces están igual de ricas. Para rebozarlas, podéis utilizar los mismos frutos secos troceados, pistacho, cacao en polvo, coco rallado...lo que más os apetezca.
 
Como os digo se hacen en 10 minutos y, después de un ratito en la nevera toman la consistencia perfecta...densas y deliciosas...¡como tienen que ser las trufas! :) De verdad, probad a hacerlas...para nosotras han sido todo un descubrimiento :)
 
Ingredientes (paras unas 20 trufas):
 
- 150 g. de avellanas
- 2 cucharadas de semillas de lino molidas
- 3 cucharadas de cacao puro en polvo
- 3 dátiles
- 2 cucharadas de sirope de agave (o miel, en su defecto)
- 75 ml de lecha vegetal (de soja, en nuestro caso)
 
¿Cómo lo hacemos?:
 
Ponemos las avellanas en la picadora de la batidora y molemos hasta hacerlas polvo. Añadimos el resto de ingredientes a la picadora y seguimos batiendo hasta que todo este bien integrado.
 
Pasamos la mezcla a un recipiente y dejamos en el congelador 5 minutos para que no sea más fácil hacerlas. Pasado este tiempo, sacamos la masa del congelador y damos forma a nuestras trufas (nosotras nos servimos de una cucharita pequeña para coger más o menos la misma cantidad).
 
Pasamos las bolitas por cacao en polvo o avellanas troceadas, colocamos en el plato de presentación y reservamos en la nevera hasta el momento de servirlas (unos 30 minutos, por lo menos).
 
 


viernes, 30 de octubre de 2015

Leche o bebida de coco

Para ampliar un poco más nuestra nueva sección de recetas veganas, hoy vamos a preparar una riquísima leche de coco, ideal para elaborar postres y batidos de frutas, o para comernos con unos cereales en el desayuno o merienda. La receta es sencillísima y para elaborarla sólo necesitaremos un colador de tela (como el que utilizamos para hacer esta leche de avena) y dos ingredientes: coco rallado y agua.

 
Ingredientes (para 1/2 litro):
 
- 100 g. de coco rallado
- 400 ml. de agua
 
¿Cómo lo hacemos?:
 
Ponemos en un cazo al fuego el agua y calentamos pero, sin que llegue a hervir. Apartamos del fuego y añadimos el coco. Trituramos muy bien con la batidora (unos 5 minutos).
 
Colamos con ayuda del colador de tela apretando con las manos para aprovecharlo al máximo. Con la pulpa sobrante, podemos volver a hacer más leche o bebida coco (en esta segunda vez, utilizaremos un poco menos de agua pero, el proceso será exactamente el mismo).
 
Vertemos en una botellita de cristal y dejamos enfriar antes de meter en la nevera. Cuando vayamos a utilizar la leche, al igual que ocurre con la leche de coco de compra, veremos que se ha separado en dos capa: la parte líquida y la parte de materia grasa. Está en perfecto estado, simplemente hay que agitarla antes de tomarla, y ¡listo!.


miércoles, 28 de octubre de 2015

Peras al vino tinto con canela

Las peras al vino son un postre bastante tradicional que a nosotras siempre nos ha gustado mucho. Además de que están riquísimas, es una forma más de incluir fruta en nuestra dieta y de forma mucho más saludable si, como hemos hecho nosotras, en vez de azúcar utilizamos sirope de agave. A parte de ese cambio, ahora que tenemos vaporera (¡y nos encanta!), las hemos hecho así, al vapor, para luego regalarlas con el sirope de vino, canela y agave. Quedaron riquísimas y la prueba está en que volaron  de la mesa...jajaja. Os dejamos con la receta.
 
 
Ingredientes:
 
- 6 peras grandes
- 750 ml. de vino tinto
- 1 rama de canela
- 4 cucharadas de sirope de agave (o similar)
 
 
¿Cómo lo hacemos?:
 
Ponemos todos lo ingredientes, excepto las peras, en una olla y la ponemos al fuego. Cuando rompa a hervir, ponemos encima la vaporera con las peras (como eran ecológicas, nosotras bien lavadas pero, sin pelar) y tapamos. Bajamos un poco el fuego y dejamos que se cocinen durante 20-25 minutos. Pasado este tiempo, retiramos las peras a una fuente.
 
Dejamos la olla al fuego unos minutos más, para que la mezcla de vino, agave y canela reduzca un poco. Cuando esté listo, regamos con el sirope resultante nuestras peras. Servimos cuando aún estén templadas y decoramos al gusto.


lunes, 26 de octubre de 2015

Cheesecake de calabaza especiado

Se acerca Halloween, con sus zombies, sus brujas y sus monstruitos varios...jajaja. Nosotras nunca celebramos este tipo de fiestas pero, la verdad es que en la cocina, todo este tema de los sustos da mucho juego :).
 
El año pasado os enseñamos unas galletas de calabaza terroríficas y sangrientas....este año, nos hemos recatado un poco...jajaja. Os traemos un cheesecake de calabaza especiado riquísimo que vimos en uno de nuestros blogs predilectos: Les receptes que m'agraden; tiene un montón de recetas, y siempre que hacemos alguna, triunfamos :).
 
A nosotras nos ha gustado mucho porque nos encanta la canela y el jengibre y, por supuesto, la calabaza. Tiene un sabor muy suave y, al mismo tiempo, muy especial. Ahí va la receta (con alguna que otra modificación de la original):


Ingredientes:
 
Para la base:

- 300 g. de galletas
- 100 g. de mantequilla a temperatura ambiente
- 1 cucharadita de jengibre en polvo
- 1 puñadito de nueces troceadas

Para el relleno:

- 450 g. de queso crema (tipo Philadelphia)
- 2 cucharadas de sirope de agave
- 1 cucharadita de esencia de vainilla
- 3 huevos
- 250 g. de calabaza asada
- 1 cucharadita de canela en polvo
- 1 pizca de nuez moscada
- 1 pizca de clavo molido

- Chocolate derretido para decorar
 

¿Cómo lo hacemos?:

Ponemos en un bol las galletas trituradas, la mantequilla, el jengibre y las nueces y mezclamos muy bien con las propias manos hasta que todos los ingredientes estén integrados. Cubrimos el fondo de un molde (forrado con papel de horno previamente) con esta mezcla  (a nosotras nos sobre un poco que, después, utilizamos para decorar la tarta) y reservamos en la nevera para que tome consistencia.

En un bol amplio ponemos todos los ingredientes del relleno, excepto los huevos y el puré de calabaza. Mezclamos bien y añadimos los huevos uno a uno (no añadimos otro hasta que el anterior esté completamente integrado). Añadimos entonces el puré de calabaza y mezclamos una vez más hasta que todo esté bien integrado.

Con cuidado, vertemos la mezcla en nuestro molde y los metemos al horno precalentado a 180ºC unos 35-40 minutos (dependerá del tamaño del molde: cuanto más pequeño sea, más gorda quedará la tarta y más tiempo necesitará para cocinarse).

Sacamos la tarta del horno y dejamos que se enfríe antes de desmoldar. Desmoldamos y decoramos al gusto. Nosotras optamos por dibujar una telaraña y a su propietaria con un poco de chocolate fundido y, alrededor, la galleta molida que nos había sobrado de la base. ¡BUENÍSIMA!

sábado, 24 de octubre de 2015

Salsa de yogur: LA AUTÉNTICA

Como ayer os prometimos, hoy os traemos la salsa con la que acompañamos nuestros panes de pita rellenos de pollo y verduras. No me canso de decir que es LA AUTÉNTICA salsa de yogur porque, sabe exactamente igual que la salsa blanca que nos sirven con los kebabs. Es muy suave y ligera y, lo mejor de todo, super fácil y rápida de hacer; además, la podemos utilizar en muchos platos: kebabs caseros, pitas rellenos, con falafels, con patatas cajún, con pasta, en ensaladas...¡de mil maneras diferentes!
 
 
 
Ingredientes:
 
- 1 yogur natural (preferiblemente griego)
- 1 medida de yogur de mahonesa (casera, en nuestro caso)
- 1 cucharadita de ajo en polvo (o ajo rallado en su defecto)
- 1 cucharadita de perejil picado (preferiblemente, fresco)
- 1/2 cucharadita de azúcar
- 1/2 cucharadita de sal
- 1 pizca de comino
- 1 pizca de curry
 
¿Cómo lo hacemos?
 
Como nosotras utilizamos mahonesa casera, será lo primero que hagamos. Para ello, ponemos en el vaso de la batidora 1 huevo, 1 pizca de sal y un chorro de aceite. Metemos hasta el fondo la batidora, y sin levantarla, batimos hasta que la mezcla empiece a espesar. Levantamos un poco y terminamos de batir bien (si queremos que se espese un poco más añadimos un poco más de aceite y batimos). Si utilizáis mahonesa de compra, os podéis ahorrar este paso.
 
Ponemos en un cuenco el yogur, la misma medida de mahonesa y el resto de ingredientes. Mezclamos muy bien con la cuchara y reservamos en la nevera, cubierta con papel film, hasta la hora de utilizarla...¡y ya está! :)
 
Os recuerdo los ingredientes:
 


viernes, 23 de octubre de 2015

PAN PITA

¡¡Hola de nuevo!! Hoy os traemos una receta que hace mucho quería enseñaros pero que, por unas cosas o por otras, al final nunca salía a la luz...jajaja. Supongo que todos conocéis este pan plano originario del Oriente Medio y seguro que todos lo habéis probado alguna vez, ya sea el de los restaurantes de este tipo o el de compra. Yo os propongo que probéis a hacerlo en casa porque está increíble y es que, es demasiado fácil de hacer como para conformarnos con el del super. Os aseguro que con esta receta SIEMPRE sale.
 
El relleno, ya va a gusto de cada uno. Podéis hacerlos vegetarianos o con pollo o ternera. El que os enseñamos nosotras lo hicimos con pollo y sofrito de verdura (ahora os diremos cómo) y lo acompañamos con la típica salsa de yogur de los kebabs. Es la primera vez que la hacemos, y os aseguro que es LA AUTÉNTICA (pero, eso ya os lo enseñamos mañana...). Ahí va la receta de estos panes deliciosos :).


Ingredientes (para 6 panes):
 
- 60 g. de harina integral
- 250 g. de harina normal
- 1 cucharadita de sal
- 2 cucharaditas de semillas de sésamo
- 1 pizca de comino (aunque, en realidad, va al gusto)
- 190 ml. + 4 cucharadas de agua tibia
- 1 cucharadita de levadura seca de panadería
- 2 cucharaditas de aceite de oliva (virgen extra, preferiblemente)
 
¿Cómo lo hacemos?
 
Ponemos en un cuenco pequeño la levadura y añadimos las 4 cucharadas de agua tibia. Esperamos 5 minutos y removemos. Reservamos.
 
En un bol amplio, ponemos las dos harinas, la sal, el sésamo y el comino y mezclamos. Añadimos la mezcla de levadura, los 190 ml de agua tibia y el aceite. Removemos bien con una cuchara hasta que podamos trabajar con las manos.
 
Amasamos hasta que todos los ingredientes estén bien integrados (podemos añadir un poquito más de harina para que no se nos pegue a las manos, aunque nos hará falta muy poca). Formamos una bola y dejamos reposar en un bol cubierto con un trapo paño limpio durante 1 hora. Pasado este tiempo, pasamos la bola a una superficie enharinada y le quitamos el aire.
 
Dividimos la pieza en 6 trozos más o menos iguales. Tomamos cada bolita y la estiramos con el rodillo en una sola dirección (para que quede alargado, no redondo). Con dos pasadas será suficiente. Pasamos los panes a la bandeja del horno con papel antiadherente en el fondo (necesitaréis dos bandejas o, como yo, meterlos al horno en dos tandas), cubrimos con un paño limpio y dejamos reposar otros 20 minutos.
 
Pasados estos veinte minutos metemos la bandeja en el horno que debe estar BIEN PRECALENTADO a 240ºC. En el horno estarán sólo 5 minutos (¡es increíble ver cómo se hinchan!). Pasados los 5 minutos, sacamos a una rejilla y seguimos con la segunda tanda.
 
En cuento se enfríen un poco (en un par de minutos desde que salen del horno), ya los podemos abrir y rellenar con lo que más nos guste. La clave está en QUE EL HORNO ESTÉ BIEN CALIENTE CUANDO METAMOS LOS PANES, es IMPRESCINDIBLE para que se hinchen; así que, precalentadlo durante 8-10 minutos.

 NOTAS:
 
1) En cada bandeja os entrarán 3 panes. Lo que hacemos nosotras, antes de que reposen esos 20 minutos, es poner 3 panes en la bandeja del horno (sobre papel) y los otros 3 los dejamos encima de la mesa (sobre papel de horno, obviamente). Cuando sacamos la primera tanda, ponemos la segunda con el papel sobre los que los habíamos puesto.
 
2) El relleno, nosotras solemos hacerlo con pollo. El que veis en la foto lleva un sofrito de cebolla, zanahoria, tomate, 1 cucharadita de carne de pimiento choricero, tiritas de pollo previamente salteadas y una pizca de curry. Pero, como os digo, es sólo una opción más.
 
3) Recordad que mañana os daremos la receta de SALSA DE YOGUR AUTENTICA :)
 
 



lunes, 19 de octubre de 2015

Granola crujiente (con frutas deshidratadas, frutos secos y chocolate)

Para empezar la semana con buen pie, os enseñamos una receta estupenda para nuestros desayunos o meriendas que, además de ser super saludable, está de muerte.
 
Cuando comprobamos que la granola crujiente que comprábamos en el super llevaba más azúcar que otra cosa, buscamos la receta para poder hacerla nosotras mismas, sin azúcar ni conservantes químicos de ningún tipo.
 
Los ingredientes básicos son: copos de avena, 1 clara de huevo y miel y, a partir de ahí, podemos añadirle los que queramos...¡todo lo que se nos ocurra! Aquí os dejó una opción, la combinación que más nos gusta a nosotras pero, podéis ponerle más (aunque lo veo difícil...jajaja) o menos ingredientes, eso depende de vuestros gustos.
 
Espero que probéis a hacerla en casa porque, de verdad, que es un vicio de lo buena que está. Para nosotras, con yogur y un poco de fruta, como veréis ahora, es el desayuno o merienda PERFECTO :)
 
 
Ingredientes (el tipo y cantidad, van al gusto):
 
- Copos de avena (en nuestro caso, algo más de 1/2 kilo).
- 1 clara de huevo.
- 1 cucharada grande de miel.
- Nueces y almendras troceadas.
- Coco (rallado o en láminas).
- Semillas de lino y sésamo.
- Arándanos deshidratados, uvas pasas y dátiles troceados.
- Trocitos de chocolate negro.
- Canela.
 
¿Cómo lo hacemos?
 
Ponemos en un bol amplio los copos de avena, las nueces y las almendras troceadas, el coco y las semillas y mezclamos bien con las manos. En otro bol más pequeños, mezclamos la clara de huevo y la miel y la añadimos a la mezcla anterior. Mezclamos una vez más, con ayuda de una espátula o una cuchara.
 
Cubrimos la bandeja del horno con papel antiadherente y colocamos encima nuestra mezcla, repartiéndola bien por toda la superficie. Metemos al horno precalentado a 180ºC durante unos 10-15 minutos (dependerá de la cantidad que hayamos preparado), removiendo cada poco nuestra granola para que se vaya tostado uniformemente. Es importante que no se tueste demasiado, debe tener un ligero color dorado y debemos tener en cuenta que, al enfriarse, se quedará más crujiente de lo que está al sacarla.
 
Sacamos la bandeja del horno y dejamos que la mezcla se enfríe. Una vez fría, la pasamos un bol amplio y añadimos el resto de ingredientes: arándanos, uvas pasas, dátiles troceados, trocitos de chocolate y una pizca de canela. Mezclamos bien con las propias manos y guardamos nuestra granola en un recipiente con tapa.
 
Para daros una idea de cómo usarla, aquí podéis ver uno de esos desayunos/meriendas de los que hablábamos antes; en este caso, con capas de: yogur, manzana en cubitos, fresas cortadas en láminas, un puñadito de frambuesas y, por supuesto, nuestra granola. ¡RIQUÍSIMO!