lunes, 7 de julio de 2014

TARTA DE WHISKY

¡Hola! Hoy, para empezar la semana con buen pie, os traemos una tarta de whisky que os va a encantar, muy fácil de preparar y riquísima; eso sí...sólo apta para adultos :) El proceso parece largo, pero es que es más fácil y rápido hacerlo que explicarlo, os lo aseguro. Vamos con la receta:

 
 
Ingredientes:
 
Para el almíbar:
 
- 50 g. de azúcar
- 100 ml. de agua
- un chorrín de whisky
 
Para la base (aunque también puede ser de compra):
 
- 3 huevos
- 70 g. de azúcar
- 1 pizca de sal
- 75 g. de harina
- 1/2 cucharadita de levadura tipo Royal
- 1 cucharadita de esencia de vainilla
 
Para la mousse de whisky
 
- 100 g. de azúcar
- 50 g. de azúcar glas
- 4 huevos
- 80 ml. de leche
- 6 hojas de gelatina neutra
- 80 g. de whisky
- 600 g. de nata
 
Para la cobertura:
 
- 5 yemas + 1 huevo entero
- 150 ml. de agua
- 150 g. de azúcar
- 3 hojas de gelatina neutra
- 2 cucharaditas de whisky
- nata montada y chocolate para decorar

 
¿Cómo lo hacemos?
 
Para el almíbar: ponemos a calentar el agua con el azúcar y cuando empiece a hervir lo apartamos del fuego y añadimos el whisky. Dejamos enfriar completamente.
 
Para la base: ponemos en un cazo al fuego dos dedos de agua y encima colocamos un bol de cristal con los huevos, el azúcar y la sal. Batimos con ayuda de unas varillas eléctricas hasta que la mezcla haya duplicado su volumen y esté espumosa y blanquecina. Retiramos del fuego y añadimos la vainilla, batimos un poco más. Añadimos la harina junto con la levadura y mezclamos muy bien con ayuda de una espátula y con movimientos envolventes. Vertemos la mezcla en el molde y metemos al horno precalentado a 200ºC unos 10-15 minutos. Dejamos enfriar completamente.
 
Para la mousse de whisky: ponemos en un cazo la leche con 50 g. de azúcar y calentamos. Apartamos del fuego y, sin parar de remover enérgicamente, añadimos las yemas de huevo, el whisky y las hojas de gelatina neutra ya hidratadas y escurridas. Volvemos a poner al fuego hasta que todo esté bien mezclado, retiramos y dejamos templar (muy importante).
 
Mientras la mezcla anterior se enfría un poco, montamos en un bol las claras de huevo con los 50 g. restantes de azúcar normal y en otro bol, la nata con el azúcar glas. Cuando haya templado, añadimos la mezcla de huevos y whisky a la nata montada y lo incorporamos todo muy bien con ayuda de una espátula y movimientos envolventes. Añadimos las claras poco a poco y seguimos con los movimientos envolventes hasta que la mezcla esté homogénea.

En este punto, el bizcocho y el almíbar  ya habrán enfriado. Colocamos la base en el molde y regamos con el almíbar. Vertemos encima nuestra mousse de whisky, alisamos un poco la superficie y metemos al congelador un par de horas.

Para la cobertura: ponemos en un cazo el agua con el azúcar y calentamos. Apartamos del fuego y, sin para de remover enérgicamente, añadimos las yemas y el huevo. Volvemos a poner al fuego y añadimos las hojas de gelatina ya hidratadas y escurridas. Removemos hasta que todo esté bien mezclado, retiramos y dejamos templar. Cuando la cobertura haya templado, la vertemos sobre nuestra tarta y volvemos a meter al congelador otras dos horas.

Pasado este tiempo, sacamos la tarta del congelador y la decoramos a nuestro gusto. Nosotras, esta vez, con nata montada y un poco de chocolate. Reservamos en la nevera hasta la hora de servir.

 

6 comentarios:

  1. Madre mía qué pintaza!!! os ha quedado espectacular!!! me encanta y una presentación insuperable!! besitos!!

    ResponderEliminar
  2. Vaya ,vaya esta es una señora tarta y os ha quedado de miedo.
    La porción se ve para meter la cuchara ya.
    Un beso
    Lourdes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :) Esta muy rica y sabes igual que la de compra...¡o mejor!

      Eliminar
  3. Madre mia que rica que se ve!!
    Un beso

    ResponderEliminar